Ventana del Nublo – Gran Canaria – España


Jueves, 05 de septiembre 2013 – La cita era para las 18 hora cerca de una zona comercial en Telde, pero mi esposa Pia y yo decidimos llegar temprano para una visita panorámica de la ciudad. Llegamos justo a tiempo al punto de encuentro, nos subimos en el coche con Alejandro y su esposa Maria para llegar al inicio del camino con tranquilidad. Un paisaje hermoso hecho de coníferas improbable que se ejecutan a lo largo de las laderas de estas montañas, que a veces me recuerdan a los queridos Alpes, pero tienen diferentes colores y olores, el aire ligero que te lleva a los pulmones una energía que yo había olvidado.

Caminamos por un sendero entre los árboles, ni mucho menos agotador y que permite hablar en voz baja por instinto para no molestar a la solemnidad de la selva. Llegamos a la «Ventana del Nublo» … y me conmovió. Creo que la palabra es movido por lo que la naturaleza le ofrece a mis ojos, y yo no sabía que era sólo el comienzo de un espectáculo majestuoso. Me acerqué a la «Ventana» y descubro que en la distancia se puede ver Tenerife, con el Sol listo para ofrecer una impresionante puesta de sol.

Las reflex dejan las mochilas y empezar a capturar imágenes de una hermosa puesta de sol intercambiando impresiones tanto técnicas como artísticas. El sol comienza a desaparecer y, obviamente, no se vive solo de arte y decidimos participar en un debate con sabrosos sándwiches que hemos traído, charlando y esperando la llegada de la oscuridad y para que las estrellas se muestren en todo su esplendor.

 

DSC1099Con la aparición de las primeras estrellas comienza la lección de introducción a la fotografía nocturna, y con gran claridad Alessandro comienza a explicar los rudimentos de la «magia». Sí, porque si fotografiar una estrella tiene algo mágico, imagina ser capaz de fotografiar la Vía Láctea . Es un gran maestro, porque se las arregla para comunicar información compleja de una manera sencilla, lo que le permite obtener un primer resultado más que suficiente para preguntarse cuándo será la próxima caminata nocturna y dónde.

Un ambiente único en la «no oscuridad» de la montaña, es oscuro sí, pero se puede ver el cielo en todo su esplendor, los perfiles de los árboles y las montañas, ha creado la sensación de ser realmente parte de esa naturaleza, y te preguntas por qué tener muchas luces encendidas gastando energía innecesariamente y oscurecer vistas impresionante.

La magia continúa en vuelo por encima de nosotros, un búho silencioso y majestuoso considera que probablemente no somos presas interesante y se mueve continuando su investigación. La agradable temperatura, el compromiso de aprender los conceptos básicos, la satisfacción de algunas fotos que nos llevan a la medianoche y decidimos volver. Rápidamente «desmantelamos el campo», asegurándonos que no lo dejamos basura empezamos a bajar. Bien equipados con linternas el descenso es fácil y en poco tiempo estamos en el campamento base, o en el estacionamiento donde dejamos los coches.

Estas líneas las escribo desde Italia, ya hemos regresado, pero en un par de meses vamos a mudarnos permanentemente a Gran Canaria y ya he reservado para todas las iniciativas fotográficas futuras de día o de noche. Creo que en estos casos la fotografía es una «gran excusa» para vivir momentos inolvidables en la naturaleza junto con viejos y nuevos amigos.

Rico y Pia